Menu

Mecanismos de degradación de los materiales de una bomba centrífuga

0 Comentarios

Las bombas centrífugas son mecanismos con un principio de operación muy sencillo, sin embargo, son uno de los elementos que en caso de tener mal funcionamiento pueden generar estados críticos en el proceso. Aún más crítico que la selección de bomba correcta (potencias, caudales, cabeza), es la selección de los materiales adecuados que estarán en contacto con el fluido para que no se presenten daños o fallas antes del tiempo previsto, en este punto se requiere de la experiencia y conocimiento de quien tenga esta tarea, se puede decir que es una tarea para especialistas.

La causa de fallas prematuras y consecuente disminución de su vida útil, se puede atribuir a numerosos mecanismos de degradación tanto físicos como químicos, y durante el funcionamiento del bombeo muchos de estos desgastes pueden suceder simultáneamente, al igual que pueden afectar la totalidad o centrarse en una parte específica del equipo. Los principales mecanismos son: corrosión, desgaste por erosión, erosión-corrosión, fatiga mecánica o térmica, y otros; a continuación revisamos algunos de estos mecanismos.

La corrosión es un proceso normal y común que le sucede a cualquier material al tener contacto con el medio (interno y externo) y ocurre gracias a un proceso químico o electroquímico. La corrosión química es estimulada por la energía química almacenada en un material en espera de otro para ser liberado por algún tipo de reacción química (los metales son bastante resistentes, pero contienen bastante energía almacenada). Este mecanismo se da por la transferencia de electrones del material (metal) a otro material (fluido); y siempre está ocurriendo una reacción química sobre la superficie del material al estar en contacto con el fluido e incluso cuando el sistema está quieto. El contenido de diferentes elementos químicos en el fluido generan reacciones redox en la superficie del material causando su oxidación.

Existen tipos de corrosión como materiales utilizados en las bombas centrífugas y combinaciones de estos existen, por ejemplo, corrosión generalizada o uniforme, corrosión galvánica, corrosión por picadura, corrosión relacionada con el oxígeno, corrosión grafítica, corrosión selectiva, corrosión por grietas y corrosión bajo depósito, cavitación, corrosión intergranular, corrosión microbiológica y otros tipos. (temas que tocaremos en otros blogs).

Otros mecanismos de degradación que también ocurren con frecuencia son de tipo físico o mecánico, es decir no se modifican las propiedades; por ejemplo la erosión, ocurre cuando las velocidades del fluido son suficientes para causar cizallamiento de la superficie resultando en pérdida del material por rozamiento. Este evento sucede con regularidad cuando se opera con sobrepresiones. A diferencia de los procesos químicos, este proceso físico puede ser tratado fácilmente por medio de la selección de materiales adecuados y parámetros operativos completamente definidos y regulados.

Se debe tener la certeza de que una bomba centrífuga siempre va a ser objeto de degradación independientemente del tipo que sea pues es un proceso natural, por tal razón, usted debe contar con aliados expertos que lo acompañen durante el proceso de compra, instalación y mantenimiento de estos equipos. INDUCOM se enorgullece de contar con la representación directa de marcas de calidad y reconocimiento internacional, como EIFEL, THOMPSON, SHIMGE, SPXFLOW y muchas más.

En cuanto a la selección de bombas centrífugas en Perú, nuestro equipo especializado está a su disposición, permítanos guiarlo hacia la mejor opción.

Mecanismos-de-degradación-de-los-materiales-de-una-bomba-centrífuga1
Categorias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *